Viaja y cuida la salud de tu familia

¿Qué haces para cuidar la salud de tu familia? Si te preguntaran esto, lo más probable sería que pensaras en temas como la alimentación, el ejercicio, las consultas médicas, la higiene y los cuidados preventivos, que ayudan a mantener los gérmenes y virus a una necesaria distancia.

Pero, ¿creerías que pasear, divertirte y hacer lo que más te gusta son formas igualmente efectivas para cuidar la salud? Pues los expertos en el tema aseguran que sí. Diversos estudios, desarrollados en los ámbitos de la medicina y la psicología, han demostrado que cualquier actividad placentera nos ayuda a combatir el estrés, eleva los niveles de hormonas como la serotonina, que producen la sensación de bienestar, y también contribuyen al buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.

Una de las actividades preferidas por millones de personas alrededor del mundo es viajar. Los viajes no sólo brindan unos días lejos del trabajo, la escuela o la rutina, sino que aportan muchos beneficios más. Entre ellos están el conocer otras culturas y estilos de vida, contemplar nuevos paisajes, disfrutar de otros climas y, por supuesto, divertirse y descansar.

Pues bien, todos estos beneficios también se reflejan en nuestra salud de manera favorable, pues propician condiciones muy necesarias para el bienestar físico y mental.

viajar2

Estos son algunos de los beneficios que tú y tu familia obtendrán al viajar:

Mayor actividad física

Por más que las vacaciones ideales se asocien muchas veces con estar todo el día tirado en la playa, el hecho es que llegar a un nuevo entorno invita a explorar y esto requiere movimiento. El llamado turismo de aventura es una garantía de actividad física constante, pues el principal objetivo de este tipo de viajes es recorrer ambientes naturales o practicar deportes extremos.

Sin embargo, la actividad suele incrementarse en cualquier tipo de viaje. Caminamos para conocer la ciudad que visitamos, para recorrer museos o lugares históricos, hasta para ir de compras. Y si el destino es la playa, ¿quién podría resistirse a nadar en el mar o al menos en la alberca? Toda esa actividad resulta excelente para fortalecer los músculos, mejorar la circulación, oxigenar el organismo y liberar el estrés. Claro está que lo ideal sería continuar con la rutina de actividad física después de las vacaciones, pero sin duda los viajes pueden poner en movimiento al más sedentario.

Mejor descanso

La actividad física que ya mencionamos y el estado de relajación que suponen las vacaciones, ponen a nuestro cuerpo en una mejor disposición para descansar y dormir bien. Es cierto que algunas personas tienen problemas para conciliar el sueño en un hotel, pero generalmente se superan después de las primeras noches.

Más tiempo para hacer lo que nos gusta

¿Has notado que cuando estás de vacaciones, los días parecen más largos? Esto se debe a que no estamos tan obsesionados con llegar a tiempo a tal parte o terminar rápido una tarea. Simplemente podemos dedicarnos a disfrutar cada actividad el tiempo que ésta dure. Lo anterior también resulta excelente para relajarnos y combatir el estrés.

viajar3

Beneficios de estar en un entorno diferente

El famoso “cambio de aires” que nos dan los viajes resulta sumamente favorable para la salud física y mental. Si vamos a la playa, los baños en el mar mejoran el tono muscular y el estado de la piel. En el bosque o la montaña tendremos buenas dosis de aire puro. E incluso si vamos de una gran metrópoli a otra, el simple hecho de entrar en contacto con otros estilos de vida, otras culturas y otros idiomas, apartará nuestra mente de las preocupaciones cotidianas.

Ya lo sabes, cuidar a tu familia no está peleado con la diversión. La próxima vez que te preguntes qué más puedes hacer por tu salud y por la de los tuyos, busca ofertas de vuelos y hoteles en Acapulco, Ixtapa, Los Cabos o el destino de tu preferencia, y planea unas buenas vacaciones familiares.