Investigación clínica vs tratamiento médico

Veamos un poco de cerca qué significa una investigación clínica.

La investigación clínica se refiere a estudios en los que las personas participan ya sea como pacientes o voluntarios. Diferentes términos se utilizan para describir la investigación clínica, incluyendo:

  • Estudios clínicos
  • Ensayos clínicos
  • Estudios
  • Investigación
  • Ensayos
  • Protocolos

En este sentido la investigación clínica puede tener una serie de metas, tales como:

  • Desarrollar nuevos tratamientos o medicamentos
  • Identificar las causas de la enfermedad
  • Estudiar tendencias
  • Evaluar las formas en que la genética puede estar relacionada con una enfermedad

La idea de un estudio de investigación clínica, también conocido como ensayo clínico, a menudo se origina en el laboratorio.

Después de investigar nuevas terapias o procedimientos en el laboratorio y en estudios con animales, los tratamientos experimentales más prometedores se trasladan a ensayos clínicos, que se llevan a cabo en fases.

Durante un ensayo, se obtiene más información sobre un tratamiento experimental, sus riesgos y su eficacia.

En cualquiera de los casos, todo el trabajo que arrojen los estudios clínicos siguen normas estrictas de acuerdo al país en donde se lleven a cabo

Algunos estudios implican nuevos tratamientos prometedores que pueden beneficiar directamente a los participantes.

Otros no benefician directamente a los participantes, pero pueden ayudar a los científicos a aprender maneras mejores de ayudar a las personas.

La confidencialidad es una parte importante de la investigación clínica y garantiza que la información personal sólo es accesada por personal estrictamente autorizado.

También significa que la identidad personal y toda la información médica de los participantes en los ensayos clínicos sólo es conocida por el paciente individual y los investigadores.

Los resultados de un estudio normalmente se presentarán sólo en términos de tendencias o hallazgos generales y no se mencionarán participantes específicos.

La investigación clínica es muy diferente del tratamiento médico que una persona en el consultorio médico.

Bajo esta descripción, entonces podemos entender que un tratamiento médico es aquel que ya pasó y se autorizó, por todo el protocolo de una investigación clínica.

Y es justamente la información a la que tienen acceso los médicos y quienes deben estar constantemente actualizados de los nuevos hallazgos y avances.

En el caso de un tratamiento médico, los especialistas llegan a requerir estudios de laboratorios médicos que como observamos, también se apoyan de las observaciones hechas en la investigación clínica ya que es necesario comparar datos de un grupo de personas sanas.

Por lo tanto, la diferencia entre investigación y tratamiento es muy evidente en lo sustancial en donde la segunda depende de la primera, aunque es importante tener el banco de información de cómo han ayudado los tratamientos para, en su caso, seguir mejorando.

Esto lo vemos muy claramente en enfermedades como el cáncer o la diabetes en donde aún cuando ya se cuenta con tratamientos aún falta mucho por recorrer.